Inicio Noticias Las coplas del Carnaval: solamente un guarandeño sabe tocar y cantar

Libro de visitas  Agenda de Eventos  Contacto

Las coplas del Carnaval: solamente un guarandeño sabe tocar y cantar

Las coplas del Carnaval: solamente un guarandeño sabe tocar y cantar“Al Carnaval de Guaranda
nadie le puede imitar
Bien bonito es carnaval.
Solamente un guarandeño
sabe tocar y cantar
Bien bonito es carnaval”.

 Es una copla que refleja la importancia y la trascendencia que tiene para el guarandeño el tocar y cantar estas coplas durante los días del carnaval. En esta copla se sintetiza el sentimiento y la vivencia del guarandeño en carnaval.

Las coplas son parte substancial de estas fiestas, ponen de manifiesto e humor, el amor, la picardía, la pobreza, la riqueza, los frutos de la tierra, lo social, lo político, lo cultural., lo religioso.  En  las coplas sale a flote  lo cotidiano, lo ordinario,  lo especial, los sueños, las frustraciones, los encantos, los desencantos. En las coplas se sintetizan las vivencias de Guaranda y sus alrededores.

La copla es una forma poética que sirve de letra para canciones populares.

Surgió en España, donde aún es muy común.  Está muy difundida en Latinoamérica. En Guaranda es tan popular que todo el mundo crea, improvisa, repite y canta coplas en Carnaval. Es una producción colectiva. Viene desde antaño. Pobres y ricos han aportado y aportan para que año a año sigan “saliendo más coplas”. Su nombre proviene de la voz latina copula, "lazo", "unión".

Por todas partes se canta coplas en Carnaval

 Durante los días del Carnaval por caminos, calles, plazas, parques y en todas las casas se oye y canta las coplas del Carnaval. A viva voz se entona y se canta. Unas están grabadas en algunos CD, que los guarandeños los escuchan a todo volumen y  las bailan con gran humor; otras coplas están en la memoria popular, las mismas que salen a flote conforme un grupo de amigos se junta para cantar y bailar el Carnaval.

Hay algunas versiones grabadas con la música y las coplas del Carnaval de Guaranda:

  • El más antiguo es el grabado por las hermanas Marín, por los años 30 en los estudios de Radio El Prado en la ciudad de Riobamba.
  • Luego está la grabación insigne de nuestro Carnaval realizada por los hermanos González, en acordeón  Bolívar García López,; guitarras Gonzalo Flor y Carlos Chimbo, grabado en 1956 en la casa de doña Matilde Obdulia del Pozo.
  • Posteriormente grabó el Carnaval el Coro del Colegio Femenino Ángel Polibio Chaves, la primara voz la hizo Marujita Jarrín Soto y las dulzainas don José Emilio Tapia.
  • Otro Carnaval fue granabo por los hermanos José y Jorge Coloma. Instrumental.
  • En 1997 el Comité Permanente del Carnaval grabó otro disco.
  • El Club los Piratas hizo también su grabación
  • La histórica Banda Municipal de Guaranda también tiene un disco grabado del Carnaval de Guaranda.
  • La Orquesta Sinfónica Nacional grabó nuestro Carnaval
  • La Banda Municipal de Quito también hizo la grabación respectiva de nuestro Carnaval.
  • El grupo los Guarandeños, integrado por Enma  Segura, Campo Elías Guerra,  Wilson González, Carlos Chimbo, Jacinto Pérez, y en el saxo Olmedo Torres. tiene también una grabación del mejor Carnaval del Mundo.
  • Los Brillantes grabaron un disco con el Carnaval de Guaranda
  • El Dúo de los Hermanos Miño Naranjo hicieron lo propio.

Cuando llega la tarde y el frío comienza a calar los huesos de los alegres carnavaleros, la hospitalidad y amabilidad guarandeña se pone de relieve y es ahí cuando se hacen invitaciones espontáneas a los visitantes, nacionales y extranjeros, a la casa de algún guarandeño, que a veces sin conocer a los invitados, los lleva, para que se cambien las prendas mojadas y continúela fiesta con un baile que puede durar hasta el amanecer. Esta invitación incluye disfrutar la variada gastronomía de los guarandeños y el conocido “pájaro azul”, licor puro de caña que hace cantar hasta los más impávidos

El discurso de las coplas permite percibir un sentido de pertenencia con su lugar de origen, a través de una relación emotiva que, en gran medida, ha sido afirmada a partir del Carnaval.

Entonces, en las coplas los carnavaleros desarrollan una forma distinta y particular de contar la historia de la comunidad. Establece así una doble oposición entre la oralidad y la escritura y entre lo oficial y lo carnavalero (popular).

La forma testimonial de las coplas aparece como una lucha contra la pretendida homogeneización de la cultura escrita. Adicionalmente señala el carácter contestatario, tradicional de las coplas.

Las coplas del Carnaval son sentimentales, costumbristas, sociales, políticas, económicas, enamoradoras… Muchas de ellas dependen del estado de ánimo de los copleros, que en algunas ocasiones de las improvisaciones salen coplas geniales, que recogen el momento y la circunstancia que están pasando los carnavaleros en ese preciso momento.

Coplas del Carnaval

guar feb08 002

Aquí les compartimos algunas coplas de nuestro Carnaval, generadas y producidas por el pueblo guarandeño y bolivarense que a lo largo de la historia las ha elaborado para cantar y bailar en estas fiestas. Sin duda que hay muchas más.

Al golpe del carnaval,
todo el mundo se levanta,
especialmente sabiendo,
la persona que lo canta.

Al río me he de botar,
hasta dar con lo profundo,
hasta que el agua me diga,
este es el pago del mundo.

ESTRIBILLOS:

Chaimari gusto,
chaimari gana,
beberme un trago,
tarde y mañana.

Así se hace,
así se hace,
el carnaval.

A verte vengo,
vengo por verte,
trayendo flores,
para ofrecerte.

Chicha quiero,
chicha quiero,
trago no.

Airala, la, la, la,
ay, la, la,la,
airala, la, la, la,
airala, la, la.

Más coplas para que las entone y cante con alegría guarandeña

El Carnaval de Guaranda
símbolo de algarabía
por eso los guarandeños
festejamos noche y día.

El día que yo me muera,
mi cama me he de ir vendiendo,
para que no haya un ingrato,
que en mi cama esté durmiendo.

Quisiera que de un suspiro,
despedazara esa puerta,
para ver si allí le encuentro,
a mi amada que está muerta.

Anoche te vi llorando,
junto al árbol de romero,
no estés de gana penando,
diciendo que no te quiero.

De todos los elementos,
yo quisiera ser el viento,
para volar en tu mente,
y robarte el pensamiento.

Algún día mis cenizas,
se levantarán por verte,
esta es prueba, mi cariño,
que te quise hasta la muerte

Los días del carnaval,
de amores no se padece,
con una se va a dormir,
y con otra se amanece.

Ahora en este carnaval,
algo me ha de suceder,
suceda lo que suceda,
yo te quiero, qué he de hacer.

Yo me salgo al carnaval,
y a mi mujer no le gusta,
por que ella ya me conoce,
lo que me hago mi rebusca.

Abrá la puerta señora,
conozca a Taita Carnaval,
muy alegre y generoso,
parecido a Juan Roldán.

Muchachos a recibirle,
a este hombre sin igual,
no se vuelva resentido,
como un niño colegial.

Carnaval dizque ha venido,
por la voluntad de Dios,
a tomar chichita y trago,
y a conseguir un amor.

Lucero de la mañana,
préstame tu claridad,
para buscar un pañuelo,
y llorar mi soledad.

En estas tristes montañas,
en esta amarga prisión,
enredado entre las venas,
sangre llora el corazón.

Al agua me he de botar,
hasta dar con lo profundo,
hasta que el agua me diga,
te fregaste vagabundo.

Cansado, cansado vengo,
cansado, cansado voy,
no sé si cabeza tengo,
y no sé quién mismo soy.

De las peñas vierte el agua,
de los páramos, los vientos,
de tu corazón y el mío
nacieron los sufrimientos.

Versos van y versos vienen,
no se me han de terminar,
aquí tengo un saco lleno,
toditos quiero cantar.

Jugaremos carnaval,
ya que Dios ha dado vida,
vida cara, cara vida,
vida linda sin igual.

De todos los carnavales,
mi carnaval es mejor,
por qué mi carnaval tiene,
clavo, pimienta y olor.

Por la calle y la avenida,
por donde se va pasando,
a jugar todo con vida,
nuestra fiesta celebrando.

El carnaval ha venido,
medio pícaro el carajo,
echandóles el polvito,,
por arriba y por abajo.

Ya viene Taita Carnaval,
por la loma cuesta abajo,
ni muy viejo, ni muy joven,
en edad de Juan Roldán.

La mujer del comisario,
ha sido de Guayaquil,
no le deja en paz al pobre,
sólo apuñada el chiguil.

Con flores y serpentinas,
desfilan los candidatos,
como que no los conozco,
manada de mojigatos.

Al cura que me casó,
le busco con carabina,
mantener a gente ajena,
me viene hasta mal de orina.

Los luceros en Guanujo,
son preciosos, un primor,
así brillan tus ojitos,
guambra linda de mi amor.

Al otro lado del río,
no sé qué estará brillando,
será oro, será plata,
será lo que estoy amando.

Si por amor me hallo preso,
no tengo pena que estoy,
no me avuerguenzo por eso,
asi dejo de ser quien soy.

Si el paraíso es tu casa,
yo quiero ser don adán,
fundemos, mi eva, la raza,
sin que importe el que dirán.

La luna ya está alumbrando,
y los gallos cantan triste,
mientras yo sigo esperando,
el beso que me ofreciste.

onito es tocar guitarra,
sabiendo templar clavijas,
bonitos gustos se pasa.
debajo de las cobijas.

Sapito de la quebrada,
chiquito pero ruidoso,
sapito de las mujeres,
hediondo pero sabroso.

Me vengo a comprometer,
en su casa a trabajar,
doce horas para comer,
doce para descansar.

A mi me dicen picante,
como el ají bodegueño,
cómo no voy a picar,
si yo soy un guarandeño.

No sólo y a las ciudades,
entra venta de algodón,
en Charquiyacu también,
hay flores de aspiración.

Con ponchito y bufanda,
vengo desde el pajonal,
para cantar a Guaranda,
los versos del carnaval.

Donde se juega mejor,
hablando en tono neutral,
de todito el Ecuador,
en Guaranda, el carnaval.

La fiesta del carnaval,
para todos es jugar,
hay dos ratitos de gusto,
y hay ratitos de solaz.

El carnaval ha venido,
medio pícaro el carajo,
a tomar chichita y trago,
y a conseguir un amor.

Ahora en este carnaval,
algo me ha de suceder,
suceda lo que suceda,
yo te quiero, qué he de hacer.

Para llegar a Guaranda,
hay una cuesta empinada,
por venir al carnaval,
la cuesta se hizo empinada.

Negrita de mis amores,
despierta si estás dormida,
para que des un consuelo,
a esta miserable vida.

Despierta si está dormida,
como que dormida estás,
dándole un beso a la almohada,
como que a mí me lo das.

Cómo quisiera tenerte,
entre mis brazos dormiendo,
para entonces comprenderte,
si en verdad me estás queriendo.

La costumbre que yo tengo,
es querer a quien me quiere,
yo me muero por usted,
y por mi , nadie se muere.

La cinta, para ser cinta,
no he de ser de dos colores,
la mujer, para casada,
no debe a amar dos amores.

El oro para ser bueno,
del río se ha de sacar,
la mujer para casada,
como el oro ha de brillar.

Donde hay guayaba madura,
pululan los pajaritos,
donde hay muchachas bonitas,
abundan los jovencitos.

Los de Quito son de lana,
los de Ambato, de algodón,
nosotros los guarandeños,
ladrones del corazón.

Desde Babahoyo vengo,
nadando como pescado,
sólo por venir a Guaranda,
guambrita, cómo has estado.

Por la puerta pasa el agua,
y no la puedo beber,
así estará mi guambrita,
sin poder venirme a ver.

Tanta naranja amarilla,
tantos limones dorados,
y donde hay guambras bonitas,
tanto "chagra" enamorado.

Guambrita, que yo te quiero,
no has caso a ese galán,
date cuenta, es forastero,
y éstos, besando se van.


Cuatro, cinco corazones,
tuyos fueran si tuviera,
para el chullita que tengo,
dispónelo como quieras.

Si cien años te perdiera,
doscientos yo te buscara,
diera con con el fin del mundo,
y de la tumba te sacara.

Yo quisiera estar viendo,
treinta días cada mes,
siete días por semana,
cada minuto, una vez.

Dicen que la ausencia borra,
fácilmente una pasión,
eso fuera si del pecho,
se ausentara el corazón.

Tras un monte yo vi un cerro,
tras un cerro, un precipicio,
tras un amor mala pagado,
otro que me quita el juicio.


En nuestra tierra querida,
con sierra y con litoral,
todo es alegría y vida,
los días del carnaval.

No llamen por mi nombre,
que mi nombre se acabó,
yo soy como flor marchita,
que del árbol se cayó.

Cantando me he de morir,
por que llorando nací,
cantando me han de enterrar,
por que llorando viví.

Cuando yo era chiquitito,
se privaban por besarme,
ahora que soy grandecito,
ni pidiendo quieren darme.

La guambra que quiere a dos,
no es tonta sino sabida,
pues si un amor se lo muere,
el otro queda con vida.

Dale vueltas al jardín,
coje flores a manojos,
que mañana de mañana,
ya no me han de ver tus ojos.

Dentro de mi pecho tengo,
una cajita de oro,
donde guardo mis suspiros,
y las lágrimas que lloró.

Mañana me voy al cielo,
hablar con Dios y María,
a ver si me dan la suerte,
que eternamente seas mía.

La vida es una ilusión,
un momentáneo placer,
un relámpago que pasa,
para nunca más volver.

El amor es una planta,
qe crece con el halago,
así mismo se marchita,
con la sombra de un mal pago.

Yo ya me voy de estas tierras,
porque me dicen ajeno,
cómo ha de vivir un malo,
en medio de tanto bueno.

El hombre viejo y el niño,
dos polos opuestos son,
el uno inspira cariño,
y el otro veneración.

Si tú pretendes quererme,
tu fiel amante he de ser,
me verás sacrificarme,
y a tus plantas perecer.

Donde quiera ya me voy,
las penas conmigo van,
donde quiera que yo esté,
penas no me faltarán.

Del agua se hace la sal,
y el agua la sal se deshace,
ninguna persona sabe,
con el destino que se nace.

De todos los animales,
yo quisiera ser el oso,
para llevarme a las guambras,
y dejarle al viejo ocioso.

Aquí en tu casa parado,
piedrita me he de volver,
a que tropieces y caigas,
y vuelvas a mi poder.

De todos los animales,
yo quisiera ser la araña,
para subir por sus piernas,
y tejer en la montaña.

El gavilán con cien plumas,
no te pudo mantener,
aquí está tu Ronaldiño,
mantiene moza y mujer.

Chulla corazón que tengo,
al borrego le voy a dar,
el borrego me da lana,
vos llucha que me has de dar.

Los hombres y la mujeres,
todos, como es natural,
hasta dejan sus quehaceres,
por jugar el carnaval.

Y todos bailan cantando,
con entusiasmo y donaire,
flores, polvo y agua arrojando,
también una cana al aire.

Entre San Pedro y San Lino,
se encuentran hoy disfrutando,
una botella de vivo,
que han cogido en contrabando.

Anoche golpié a tu casa,
parrás, parrás como el gato,
salió tu mama y me dijo,
entra no más mojigato.

Por la calle y la avenida,
por donde va pasando,
a jugar todo con vida,
nuestra fiesta celebrando.

Fiesta de negros y blancos,
de indios, cholos y mestizos,
en que disparan los mancos,
bombas con brazos postizos.


No llores ojos bonitos,
no llores que me da pena,
llorarás cuando me veas,
sepultado en tierra ajena.

Una carta te mandé,
escrita en hoja de caña,
y en la carta iba diciendo,
que mi amor nunca te engaña.

Estando subiendo al cielo,
San Pablo me dijo abajo,
salio San Pedro y me dijo
por que no subes caraaaaajo

El carnaval de Guaranda
es la fiesta del humor
bailamos abrazaditos
sin vernguenza y sin temor.

Guaranda, bella y hermosa
llena de encanto y amor
eres la ciudad más bella
de mi patria el Ecuador.

Mañana me iré a Quito
a invitarle al Presidente
que venga a mi linda tierra
para brindarle aguar diente

Oswaldo Fierro